Tu nuevo taller de confianza
24
Nov
Puesta punto

Consejos para un buen mantenimiento del coche en invierno

El frío, el hielo o la nieve no se llevan nada bien con la mecánica de nuestro vehículo. En invierno conviene realizar una puesta punto del vehículo y vigilar su mantenimiento.

En invierno hay que preparar el coche para afrontar las bajas temperaturas, el hielo o la nieve, propias de esta época. Nos ahorraremos muchos problemas y alargaremos la vida útil de nuestro vehículo. Pero también ganaremos comodidad. Es fundamental realizar un buen mantenimiento de todo el coche, pero es cierto que hay determinados elementos que requieren un cuidado especial, sobre todo en estos meses del año. Los neumáticos o las escobillas limpiaparabrisas son especialmente sensibles al frío. Nuestro experto de los talleres Motortown nos ofrecen una serie de consejos para una puesta punto del vehículo durante el invierno y evitarnos problemas.

Pero también nosotros podemos ayudar con pequeños gestos como es, siempre que sea posible, guardar el coche en el garaje por las noches y no dejarlo a la intemperie. Las heladas nocturnas de esta época son muy dañinas para la batería del coche, el líquido anticongelante, la carrocería o la pintura. Si no nos queda más remedio que dejar nuestro coche en la calle, al día siguiente tendremos que lidiar con la escarcha acumulada en el parabrisas y no podemos hacerlo de cualquier manera porque acabaremos dañando también las escobillas. Lo mejor para quitar la capa de hielo es recurrir a un rascador de los que venden en cualquier tienda de accesorios y no echar agua caliente ya que el cambio brusco de temperatura puede rajar el cristal.

Los neumáticos, el punto más importante

En invierno conviene prestar especial cuidado también al estado de los neumáticos, ya que son el elemento del coche en contacto con la carretera. La lluvia, el hielo y la nieve son enemigos de nuestros neumáticos, sobre todo si están desgastados o circulamos con bajas presiones. Si vivimos en zonas donde nieva a menudo y el termómetro apenas sube por encima de los 0º centígrados, es recomendable montar neumáticos de invierno.

El líquido anticongelante es otro de los grandes protagonistas del mantenimiento del coche en invierno. Va a proteger a nuestro motor frente al frío y las temperaturas extremas. Se debe cambiar cada dos o tres años, a menos que observemos depósitos de barro o salinos, en cuyo caso deberemos acudir inmediatamente al taller. Y tampoco debemos olvidarnos del nivel de aceite, así como de su viscosidad.

El alumbrado del coche adquiere especial importancia durante el invierno. Hay menos horas de luz que en verano, por lo que es fundamental ver y ser vistos. Nuestra seguridad y la de los demás dependerá de un correcto estado de las luces, además es recomendable circular durante todo el día con las luces de posición activadas.

te interesa
Comparte esta página
subir